close
Una misma historia: Inti Illimani Histórico + Los Van Van en El Patagual de Olmué

Una misma historia: Inti Illimani Histórico + Los Van Van en El Patagual de Olmué

Para partir, un dato relevante: el 1 de enero de este año se conmemoró el 60 aniversario de la Revolución Cubana. Más allá de las discusiones políticas al respecto, me interesa su marco cultural, ya que tanto Inti Illimani como Los Van Van nacieron al alero de dicho proceso, siendo hasta hoy nombres ineludibles a la hora de hablar sobre lo mejor de la tradición musical latinoamericana. Por lo demás, ambas bandas han entrado en los 50 años de vida y decidieron celebrarlo juntas en Olmué, compartiendo con el público lo mejor de su amplio repertorio.

Quienes abrieron la jornada fueron los Inti Illimani Histórico. Partieron interpretando “Lo que más quiero” y “La exiliada del sur”, de Violeta Parra. La compositora chilena falleció el 5 de febrero de 1967, mismo año en que se fundó el grupo. El alcance no es para nada antojadizo. Horacio Salinas se refirió a la artista durante su presentación, destacándola como una de las grandes responsables de la música que hacen y de la tradición musical chilena en general, aprovechando que hace sólo unos días se conmemoró un nuevo aniversario de su muerte. Más adelante también interpretarían “Run-run se fue pal norte”, una de sus más famosas composiciones.

Antes de que ello ocurriera, la música peruana dijo presente gracias a “Ritmos negros del Perú” e “Ingá”, dos canciones incluidas en el celebrado disco que publicaron el 2012 junto a Eva Ayllón. Eso sí, la primera fue interpretada en su versión más reciente, publicada en el disco Fiesta, grabado íntegramente en Cuba y lanzado el 2017, con motivo del 50 aniversario de la agrupación.

A esas alturas de la noche el público se encontraba en total sintonía con los Inti. A los temas anteriores le siguieron “Cándidos”, “María Canela” y “Ojos azules”, una mezcla de canciones compuestas en distintas épocas de su recorrido musical, demostrando que su repertorio es tan amplio como puedan permitírselo sus más de cinco décadas de historia.

La última mitad de su presentación estuvo marcada por sus más grandes éxitos. Se abrió con “Alturas” y siguió con “América novia mía”, de Patricio Manns, para continuar con “El mercado de Testaccio”, todas publicadas durante su exilio europeo. De hecho, este momento se cerró con “Vuelvo”, tema emblemático para cientos de exiliados que retornaron al país tras la derrota de Pinochet en el plebiscito de 1988. Sin ir más lejos, hace sólo unos días la canción fue citada por el ex frentista Patricio Ortiz al volver a Chile. Para algunas personas eso sigue siendo importante y se notó en El Patagual, donde el tema fue ovacionado.

La retirada empezó con el clásico “Medianoche”, pieza donde destaca la gran voz de José Seves. Esta vez fue interpretada en su nueva versión, la cual acentúa sus cualidades de bolero y le imprime un inconfundible sonido cubano. Consciente de ello, al cerrar la canción Horacio Salinas recordó el primer viaje a Cuba de la banda, en 1972, durante el mandato de Salvador Allende. La gente respaldó la mención con un largo aplauso.

Para finalizar, entraron a escena Benjamín Walker, Elizabeth Morris y Vicente Cifuentes, músicos invitados que acompañaron a sus pares en “La fiesta eres tú”, también en su nueva versión y dedicada al pueblo colombiano, dando paso luego a “Sambalandó”, a modo de cierre. Se retiraron y rápidamente tuvieron que volver –previa convocación del público– a terminar su presentación con “La negra Tomasa”, clásico cubano que abre su disco Fiesta y que dedicaron a Los Van Van, quienes ya se preparaban para entrar al escenario.

La espera duró una media hora aproximadamente. Eran 16 los músicos que entrarían a escena y todo tenía que estar a tono. Está claro que la jarana estuvo a cargo de Los Van Van, quienes llegaron a Chile para presentar Legado, su último disco, con el cual buscan celebrar sus 50 años de existencia y la nominación a los Grammy de este 2019.

Entraron a escena con la canción homónima que abre su nueva producción. “Traigo el legado del songo y en mi Cuba sigo siendo Van Van”, dicen. El emblemático Juan Formell, quien fundó la banda en 1969, falleció hace 5 años atrás, pero su herencia musical sigue bien resguardada por sus hijos –Samuel, Juan Carlos y Vanessa– y una destacada cantidad de músicos que dan vida a esta orquesta.

“Llegaron los Van Van” fue la siguiente pieza y el ritmo cubano ya estaba instalado en El Patagual. Algunos se animaban a bailar y la banda se encontraba a sus anchas en el escenario. Eso sí, antes de seguir con la fiesta y presentar su próximo tema, Roberto Hernández –uno de los vocalistas– se dio el tiempo de recordar el tornado que ha asolado a Cuba y los desastres naturales ocurridos en Chile en estos últimos días, pidiendo un aplauso y dedicando “Vamos a pasarla bien” a las personas afectadas por estos terribles sucesos.

“¿Y si nos vamos pa La Habana?”, coreaba el grupo en el escenario. Chile y Cuba eran puestas en conexión en esta propuesta de diálogo. El siguiente tema fue “Amiga mía” y Samuel Formell fue el encargado de entonarlo. Es uno de los singles de Legado. El tema contiene algunos pasajes machistas y Samuel cometió el error de poner a prueba al público. Pidió a las mujeres presentes que después de que él cantara “cuando no estoy en mi casa”, ellas replicaran: “la que manda es mi mujer”. En la canción ya hace gala de posesión sobre su pareja y el público no respondió como él esperaba. Las mujeres –en su abrumadora mayoría– no continuaron el juego y el machismo caribeño quedó expuesto en su desnudez. Me parece un buen apunte para el 8 de marzo que viene y lo que está pasando al respecto en Chile y el resto del continente.

La siguiente en entonar fue Vanessa Formell, a cargo de “Culpable de nada”, otra canción de Legado. Los Van Van apostaron por una gran cantidad de composiciones nuevas. Al finalizar el tema, se dieron un tiempo para homenajear al emblemático Juan Formell y su trayectoria con la orquesta, interpretando un mix con temas de distintas épocas. Luego continuaron con los clásicos “Eso que anda” y “Qué sorpresa”, para cerrar con “Al paso”, uno de los temas más exitosos de su último disco, sin duda de los que más sonaron a la hora de nominarlos a los Grammy de este año.

Me parece que la noche estuvo cargada de buena música y la gente se marchó feliz a sus casas. Durante casi 4 horas de grandes canciones pudieron ver a Chile y a Cuba dialogar fluidamente, conectarse a través de compases y sonidos de algarabía, recordando quizá la importante presencia de los cubanos en nuestra historia reciente y viceversa. Al fin y al cabo, tanto Inti Illimani como Los Van Van son parte de una misma historia: la de la gran tradición musical de Latinoamérica. Y eso se notó con creces en El Patagual.

Equipo de Redaccion

Equipo de Redaccion

Esta información, nota, entrevista, artículo o escrito fue elaborado a base de agencias de medios, comunicados de prensa, colaboradores, redactores u otros medios de comunicación.

Podast LOV: Sergio Morán, creador del primer festival de jazz gratuito de Valparaíso

La gastronomía como motor para cambiar el mundo