close
San Antonio: Regimiento Tejas Verdes el comienzo de la tortura en Chile

San Antonio: Regimiento Tejas Verdes el comienzo de la tortura en Chile

Cristián Labbé, el ex alcalde de la comuna de Providencia, ayer fue detenido por su presunta responsabilidad en la violación a los Derechos Humanos ocurridas en Tejas Verdes. Testimonios situan al coronel (r)  en este regimiento, que sirvió como campo de concentración, tortura y exterminio durante la dictadura, principalmente como instructor de los primeros agentes de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA). Aquí te contamos la historia de Tejas Verdes, la cuna de lo que sería la policía secreta del régimen de Pinochet, y el campo de donde nadie se salvó de la tortura.

Por Francisco Rivera A.

Dicen que el regimiento de Tejas Verdes fue uno de los peores centros de detención durante la Dictadura del general Augusto Pinochet. Allí, a los y las torturadas, además de la clásica corriente eléctrica en varias partes del cuerpo, se les quemaba con cera hirviendo, se les introducían ratones en los genitales, se les obligaba a ingerir sus propios excrementos, y por supuesto, se les violaba, tanto a hombres como mujeres. Muchas cosas más se hicieron en este campo de concentración, ubicado en la provincia de San Antonio, cerca del balneario de Rocas de Santo Domingo, en la Quinta Región. Allí fue donde comenzó la tortura en los años negros de Chile.

En Tejas Verdes estuvo Cristián Labbé, ex alcalde de Providencia y coronel en retiro del Ejército. El mismo que este lunes fue detenido por su eventual responsabilidad en la muerte o desaparición de 13 opositores a la Junta Militar tras el golpe de Estado de 1973. Labbé fue instructor en Tejas Verdes. Según grupos de Derechos Humanos, el militar fue uno de los que enseñó a los primeros agentes de la DINA sobre cómo torturar. Según el mismo Labbé, él sólo fue un simple instructor de gimnasia.

Por este caso, además, la ministra de la Corte de Apelaciones de San Miguel, Marianela Cifuentes, procesó a otros 9 ex uniformados y un ex funcionario de la policía civil. Los acusados, están señalados como autores y coautores de delitos como asociación ilícita, secuestro, aplicación de tormentos y homicidio calificado.

Entre ellos se encuentran, el ex director de la DINA, Manuel Contreras, el Teniente Coronel (r) del Ejército, Klaudio Kosiel, el Teniente Coronel (r) del Ejército, Raúl Quintana, el Coronel de Sanidad (r) del Ejército, Vittorio Orvieto, el Suboficial Mayor (r) del Ejército, Ramón Carriel, el ex coronel de Carabineros, Rodolfo Cargas, el funcionario en retiro de la Policía de Investigaciones, Nelson Valdés, el Teniente Coronel (r) de Carabineros, Carlos Silva, y el médico, Bernardo Purto.

Tejas Verdes sirvió como centro de detención y tortura durante la dictadura. Fue la cuna de la DINA y donde primero se experimentó en torturas en Chile.
Tejas Verdes sirvió como centro de detención y tortura durante la dictadura. Fue la cuna de la DINA y donde primero se experimentó en torturas en Chile.

QUÉ FUE TEJAS VERDES

El Campamento de Prisioneros N° 2 de la Escuela de Ingenieros Militares del Regimiento de Tejas Verdes, así como la Escuela misma, comenzó a funcionar como centro de detención y tortura el mismo 11 de septiembre de 1973. Estaba ubicado en la Avenida El Arrayán s/n, en la Población Tejas Verdes, Provincia de San Antonio. Tejas Verdes fue dirigida por el General Manuel Contreras, de ahí el porqué se señala que este lugar fue la cuna de la DINA. Fue donde se entrenó a los futuros agentes en métodos de interrogación y tortura, probando con los detenidos del lugar.

Según el Informe Rettig, los detenidos en Tejas Verdes permanecían habitualmente en el Campamento, donde las condiciones de hacinamiento, sanidad y de alimentación eran pésimas. Para las interrogaciones, eran llevados a la Escuela, específicamente al subterráneo del casino de oficiales o al segundo piso del edificio. Los prisioneros eran trasladados con la vista vendada o encapuchados, dentro de camiones frigoríficos prestados o requisados por empresas pesqueras del puerto.

Una vez dentro del recinto de interrogación, “el detenido, desnudo, era atado a una silla, o a un somier metálico, y objeto de golpes, que incluso solían causar fracturas, y de aplicación de electricidad en la boca, genitales, etc. Existían otras formas de tortura, como colgar a la víctima de los brazos, sin que sus pies tocasen el suelo, por horas, hasta que perdía el conocimiento. Para las mujeres detenidas, la tortura era sexual y revestía múltiples y aberrantes formas”, describe el informe.

Luis Sepúlveda, miembro de la Comisión de Derechos Humanos de San Antonio y ex preso en Tejas Verdes, señala que este recinto era uno de los peores durante la dictadura. “Me llevaron al subterráneo del Casino de Oficiales, donde estaba la tortura dura. Estuvieron no sé, a uno se le hace eterno los segundos, puedo haber estado media hora, una hora, dos horas, no sé cuánto. Sin preguntas. Me desnudaron, y me amarraron de los tobillos y las muñecas en un somier metálico, el cual estaba electrificado. Daban la corriente, cortaban la corriente, sin decir ni media palabra”, recuerda Sepúlveda.

“Ese tipo de interrogatorios fueron treinta durante los días que estuve ahí, y tres fueron al revés, en una mesa de mantel largo, con lo que tú quisieras comer, invitándome a tomar once, para que colaborara con ellos. Yo los mandé a la cresta. Ese era Tejas Verdes, allí no respetaron a nadie. Allí no se libró absolutamente nadie de la tortura”, señala Sepúlveda, quien se muestra contento con la detención de Cristian Labbé, al igual que el resto de los procesados. Entre ellos se encuentra Nelson Valdés, el que Sepúlveda reconoce como su torturador.

LABBÉ ESTUVO EN LAS TORTURAS

Hay dos relatos claves que señalan al ex alcalde de Providencia, Cristián Labbé, como presente al momento de las torturas en Tejas Verdes. El primero es de Anatolio Zárate, un ex marino mercante que estuvo detenido en Tejas Verdes. “En algún momento, cuando estaba siendo torturado, a Anatolio se le cayó la capucha que tenía de tanto golpe que le daban, y vio varios rostros. Más tarde, cuando vio a Labbé como alcalde de Providencia, lo reconoció e hizo la denuncia inmediatamente”, indica Sepúlveda.

El segundo testimonio, es de Patricio Salvo, que en aquella época era un aspirante a oficial de Reserva en Tejas Verdes. Luego del 11 de septiembre el joven pasó a formar parte de la Agrupación de Patrullaje Nocturno, comandada por el mayor Mario Jara. Éste último, un día lo llevó al subterráneo del casino de oficiales. Allí había cinco detenidos en el suelo, en malas condiciones, como si hubiesen sido torturados. En ese momento, Jara le presentó a uno de los militares que se encontraba en el lugar. Era el teniente Cristián Labbé.

Actualmente, al ex alcalde se le ratificó su libertad bajo fianza, por parte de la Corte de Apelaciones de San Miguel, la cual fue otorgada previamente por la ministra en visita que investiga el caso de 13 víctimas del regimiento de Tejas Verdes, Marianela Cifuentes. Sin embargo, la corte estimó que el monto de dinero fijado, 200 mil pesos, era insuficiente y se elevó a 500 mil pesos. LOV

Equipo de Redaccion

Equipo de Redaccion

Esta información, nota, entrevista, artículo o escrito fue elaborado a base de agencias de medios, comunicados de prensa, colaboradores, redactores u otros medios de comunicación.

Corte de Apelaciones acogió recurso de protección presentado por pescadores de Cachagua tras derrame

Concón: organizan nueva Ecoferia para este sábado