close
Radiografía a lo bueno y malo de Viña del Mar en los ojos del visitante veraniego

Radiografía a lo bueno y malo de Viña del Mar en los ojos del visitante veraniego

Ya se nos fue el verano en su máximo esplendor. Pero alcanzamos a conversar con los últimos turistas que visitaron la ciudad jardín para saber qué fue lo mejor y lo peor de esta estación estival. Esto fue lo que criticaron y alabaron.

Por Francisco Rivera A.

Viña del Mar es una de las ciudades más turísticas del país. Todos los se llena de veraneantes. Aparecen eventos deportivos, ferias y por supuesto, el Festival de la Canción de Viña del Mar. Por un par de meses, es el hogar de extranjeros principalmente argentinos y brasileños. Por lo general, el viñamarino odia un poco esta época, ya que se siente invadido.

Sin embargo, es una urbe turística. Nos guste o no nos guste. Y probablemente lo será por muchos años más. Es uno de los mercados que sustenta a la comuna. Por eso, decidimos preguntarles a los visitantes de la ciudad jardín que ven de bueno y malo; esto fue lo que nos dijeron.

EL OJO DEL TURISTA

Por el borde costero, frente a la Avenida Jorge Montt, damos con los anhelados veraneantes. Yolanda y Pablo, dos santiaguinos que llegaron hace un día, pasean por la costa. Ya habían visitado la ciudad jardín. “Me gusta porque es una ciudad bonita, limpia. Yo creo que igual hay sectores que están medios abandonados, como en todas las ciudades. Pero, en general, es una ciudad bonita y hay harto que ver y que hacer”, indica Yolanda.

Cuestionados respecto a los malos aspectos de Viña del Mar, los veraneantes señalaron dos. “Los tacos y lo caro de los estacionamientos, claro, porque si tú te pasas 5 minutos te cobran igual una media hora y eso es injusto”, dice Yolanda. Respecto a los desagradables tacos que se forman año a año, todos los veranos, Pablo cree que es un problema preocupante. “Parece que no tiene gran solución, porque ni siquiera veo que agranden las calles”.

Bárbara y Jenny salen de la playa y mientras se sacan la arena de los pies piensan en lo bueno y malo de Viña del Mar. Tampoco llevan mucho tiempo en la ciudad, pero habían venido antes. “Venimos más que nada por el tema del Festival de Viña del Mar, de hecho vamos a ir al festival. Entonces, por los eventos que hay acá. También por la playa, uno se relaja”, asegura Jenny.

Coinciden en que los aspectos malos o que podrían mejorar de Viña del Mar son los tacos y los estacionamientos. “Los tacos son atroces y el estacionamiento es carísimo. Eso son los únicos aspectos malos que se podrían decir”, indica Jenny. Sin embargo, en cuanto a eventos y panoramas, Viña del Mar supera por lejos a todo el resto de ciudades balneario del país.

Para Marieta, otra veraneante, la ciudad cada vez se ve más sucia cada vez que viene. Un aspecto que hay que mejorar.
Para Marieta, otra veraneante, la ciudad cada vez se ve más sucia cada vez que viene. Un aspecto que hay que mejorar.

Marieta juega con su pequeña nieta en el borde costero. A ella le gusta tanto Viña del Mar que se compró una casa como segunda vivienda. Así aprovecha para escaparse fines de semana y también durante el verano. “A mí me gusta porque tiene mar, playa, negocios, restoranes, múltiples actividades. Realmente no hay como aburrirse ni un día de sol, ni un día nublado. Mucho panorama”, asegura Marieta.

Como problema, Marieta señala un aspecto en que supuestamente la ciudad de Viña del Mar tiene solucionado: la basura. “Lo peor es la suciedad. Muy sucio. Por lo menos ahí, hay un wáter tirado. Fuera de los basurales, la arena también está inmunda, la veredas sucias. Eso a mí me carga mucho. Yo encuentro que cada vez está más sucia las ciudad”.

Catalina y Mario son dos argentinos que aprovechan de pasear por el borde costero. Mario, padre de Catalina, por primera vez visita Viña del Mar. Catalina, que ha venido varias veces, lo trajo para que conociera la ciudad jardín. “Muy lindo para ver, el trato de la gente también es lindo”, señala Mario. Para Catalina lo bueno es que está muy cerca de Santiago y todo es muy accesible, a diferencia de Argentina, donde las distancias son muy largas. Mario se ha fijado que la resaca en las playas de Viña del Mar es fuerte, lo que lo lleva a uno de los aspectos mejorables de la ciudad. “Me llama la atención que hay pocos bañeros (salvavidas). Acostumbrados a como somos nosotros allá, que tenemos un bañero cada 100 metros. Se ve poco, me llamó la atención”, advierte.

Si bien los veraneantes ven a Viña del Mar como una estupenda ciudad turística, especialmente por la gran cantidad de eventos y panoramas veraniegos, también encuentran aspectos malos a la ciudad jardín. Principalmente  los tacos y lo caro de los estacionamientos en el borde costero son algunos de los aspectos negativos. También consideran que la ciudad se ve cada vez más sucia, y la seguridad en las playas son puntos a mejorar. Habrá que ponerle ojo. LOV

Equipo de Redaccion

Equipo de Redaccion

Esta información, nota, entrevista, artículo o escrito fue elaborado a base de agencias de medios, comunicados de prensa, colaboradores, redactores u otros medios de comunicación.

Valparaíso: concejala Zuliana Araya presenta demanda invocando ley Zamudio

Región de Valparaíso: CONAF pide reforzar medidas de autoprotección ante alza de temperaturas