close
¿Por qué están en paro y marchan los profesores?

¿Por qué están en paro y marchan los profesores?

Los profesores están en paro y se han movilizado por las calles de las ciudades de Viña del Mar y Valparaíso durante esta semana. Lo hacen porque están en contra del proyecto de nueva Política Nacional Docente que envió el Ministerio de Educación al Congreso. En esta entrevista, Eduardo González, director del Colegio de Profesores del Comunal Valparaíso, explica los fundamentos del rechazo del gremio a esta iniciativa gubernamental.

Por Francisco Rivera A.

Hoy los profesores marcharán por las calles de Valparaíso. Se le sumarán algunos estudiantes de universidades que adhirieron a la movilización. La ciudad puerto nuevamente se llenará de carteles, lienzos y el sonido de las batucadas. Los profesores tanto de Valparaíso como del resto del país están molestos. La razón de su fastidio es el Gobierno de Chile.

Específicamente, los docentes están hastiados con un proyecto que el Ministerio de Educación envió al Congreso Nacional. Se trata de la nueva Política Nacional Docente. Según el Colegio de Profesores, las propuestas que ellos le formularon al Ministerio no se encuentran en la iniciativa. Por el otro lado, del organismo gubernamental señalan estar sorprendidos con la movilización y que el Congreso es la instancia perfecta para que el Magisterio haga su observaciones.

Eduardo González, director del Colegio de Profesores del Comunal Valparaíso y vocero nacional del Movimiento por la Unidad Docente (MUD), detalla en esta entrevista las razones de por qué están en contra del proyecto de nueva Política Nacional Docente. Según el profesor, no basta con cambiar ciertos aspectos de la iniciativa, sino que hay que reformularla completamente.

-¿Por qué están en contra de esta nueva Política Nacional Docente?

“Tiene dos grandes motivos, uno de ellos podríamos llamarlo un motivo de carácter formal y que explica que el proyecto que hoy está en el Parlamento no tiene la legitimidad social derivada de un proceso real de participación con el Magisterio. Efectivamente hubo un proceso de diálogo, pero ellos nunca fueron vinculantes o resolutivos, y lo que hizo el Ministerio fue siempre imponer sus puntos de vista en las mesas de trabajo y no acoger las demandas centrales del Magisterio. Eso se tradujo en que cuando finalmente terminó el proceso de diálogo, la propuesta que envía el Ministerio es plebiscitada y el 97%, una cifra histórica, rechaza la propuesta que envía el ejecutivo. Desde el punto de vista de fondo, no se comparte la estructura medular que está ahí. Da cuenta de lo que nosotros llamamos una mirada extremadamente neoliberal, una lógica de mercado para regular el ejercicio docente. Eso se traduce en inestabilidad e incompetencias versus un trabajo colaborativo al interior de la docencia”.

Según Eduardo González, del Colegio de Profesores del Comunal Valparaíso, la iniciativa del Gobierno debe ser retirada del Parlamento y reformulada completamente.
Según Eduardo González, del Colegio de Profesores del Comunal Valparaíso, la iniciativa del Gobierno debe ser retirada del Parlamento y reformulada completamente.

-¿En qué aspectos específicos se ve aquello, por ejemplo?

“Imagínate que se está planteando una cosa tan sencilla que es el ‘50/50’, eso significa que el profesor disponga del tiempo necesario para poder planificar, evaluar, corregir pruebas, etcétera, y mejorar su práctica pedagógica. Hoy está ‘75/25’ y la propuesta del Ministerio es reducirla a un tope máximo, de manera muy gradual, a un 65% de horas lectivas y 35% horas no lectivas. En términos concretos eso significa 6 minutos más por horas de contrato del docente. Por otro lado está el tema remuneracional, se ha planteado que los horarios docentes van a subir en un aproximado de un 28%. Hay un ejercicio bastante simple que se puede realizar. Hoy el valor de la hora cronológica del docente bordea los 3.200 pesos. Ese valor hora cronológico del sueldo base, de lo que se llama remuneración básica mínima nacional, no va a ser modificado en absoluto. El proyecto no sube el sueldo base de los profesores. Lo que sí establece, y es una estrategia neoliberal, es modificar la estructura salarial en función de bonos, bonificaciones y asignaciones que son variables. Esa es la vía”.

­-Se ha señalado que ustedes estarían en contra de una evaluación docente y es por eso el rechazo a esta iniciativa, ¿es correcto aquello?

“Los profesores sí estamos a favor de una evaluación docente, pero debemos entender que hay distintas concepciones de evaluación docente. Nosotros queremos una evaluación docente que se focalice en el trabajo que los profesores hacemos en el interior del aula, con centro en las comunidades escolares. Una evaluación docente formativa y no punitiva. Esa concepción de evaluación la tienen por ejemplo países como Finlandia, que siempre son muy citados, versus la concepción de evaluación docente que está planteando el Gobierno, que es una concepción individual, que no reatroalimenta el trabajo, y lo más graves aún, es que los resultados de la evaluación docente van a ser ligados con aumentos salariales. Con eso, esta propuesta es exclusivamente neoliberal, y nosotros la rechazamos”.

-¿Qué es lo ustedes han planteado para este proyecto?

 “Son varios puntos, y los voy a dividir en cuatro. En relación a la formación inicial de los profesores, la propuesta del Gobierno insiste en que sigue en las manos del mercado, totalmente desregulada. Imagínate que hoy hay 10 mil profesores cesantes y al 2025 se proyecta 57 mil. Eso tiene que ver con la sobre oferta. Nosotros planteamos que la formación inicial docente esté en las manos del Estado y que planifique según las necesidades del proyecto país. En relación al ingreso de la carrera, como tú entras a trabajar, lo que planteamos es que el profesor ingrese a una carrera profesional con su título y debe participar de un concurso público de carácter nacional. Eso tampoco está en la propuesta del Gobierno. Para el desarrollo mismo de la carrera, debe estar centrada en fortalecer el ejercicio profesional; el trabajo colaborativo entre pares; que se ponga fin al agobio laboral y modificarse las horas lectivas y no lectivas en proporción ‘50/50’; tiene que haber una reducción de estudiantes por aula; y una estructura salarial basada en aspectos fijos del sueldo base, por sobre los elementos variables. En cuanto a la evaluación, debe estar centrada en la escuela y no en evaluación externa y punitiva. Sobre el retiro, planteamos que tiene que ver con un sistema de jubilación que es una problemática de todos los trabajadores de la educación, entonces hay que ponerle fin al sistema de AFP, pero mientras eso no ocurra que se establezca un proceso de jubilación por años de servicio y con un porcentaje aproximadamente de un 75% de la última renta que recibió, como una señal de reconocimiento social por parte del Estado al ejercicio docente”. LOV

Equipo de Redaccion

Equipo de Redaccion

Esta información, nota, entrevista, artículo o escrito fue elaborado a base de agencias de medios, comunicados de prensa, colaboradores, redactores u otros medios de comunicación.

Viña del Mar: Junta de vecinos Miramar desaprueba nuevo diseño de Plaza Sucre

Viña del Mar: primer procesado por “Ley Emilia” es sentenciado a nueve años de cárcel