close
Las claves para entender el polémico caso de Pedro Quezada

Las claves para entender el polémico caso de Pedro Quezada

Pedro Quezada en la audiencia de revisión de su medida cautelar que finalmente se mantuvo.

El pasado 28 de marzo, en vísperas del Día del Joven Combatiente, 68 estudiantes fueron detenidos al interior de la Universidad de Playa Ancha en medio de disturbios con Fuerzas Especiales. De todos ellos, sólo uno quedó formalizado y con serios cargos en su contra. PedroQuezada Neculmán, estudiante de licenciatura en historia. enfrenta cargos por infracción a la ley de armas, por el supuesto lanzamiento de una bomba Molotov, y el más grave, el supuesto intento de homicidio contra un efectivo de Carabineros. Aquí te explicamos el momento judicial que vive, la angustia de sus familiares que defienden su inocencia y el por qué señalan que fue un montaje policial.

Por Víctor Guillou Vásquez

PRIMER PASO:  LA VÍSPERA DEL JOVEN COMBATIENTE

El 31 de mayo, exactamente a las 11:15 de la mañana, Pedro Quezada apareció por la puerta lateral de la novena sala del juzgado de garantía de Valparaíso para que se revise la medida precautoria que pesa en su contra. Ya cumple casi dos meses de prisión preventiva y es trasladado con grilletes en sus tobillos y esposas en sus muñecas. Sus amigos y familiares que llegaron con la esperanza de verlo salir en libertad, miraron angustiados el rostro de Pedro que hace ingreso a la sala optimista de ver a los suyos.

Quezada, estudiante universitario de 23 años, oriundo de Villa Alemana, cursa cuarto año de Historia y Geografía en la Universidad de Playa Ancha y el 28 de marzo de 2012 fue detenido al interior de la casa de estudios, tras el ingreso no autorizado de Fuerzas Especiales (FF.EE). En la ocasión, hubo un total de 68 estudiantes detenidos y al otro día todos quedaron en libertad. Sin embargo, el 9 de abril, a Pedro se le imputaron cargos por infracción a la Ley de Control de Armas, específicamente por el porte de elemento incendiario, y el más grave de todos, por el intento de homicidio en contra de un efectivo de FE.EE.

Desde aquella fecha sus familiares viven con la angustia de saber que su hijo se encuentra en calidad de imputado, pero confían en  su relato pues asegura ser inocente de los cargos en su contra. Los cuales están basados en las imágenes que mostró TVN del momento de la detención de Pedro, que según la familia y la defensa de Pedro no coinciden con el registro fotográfico del sujeto que lanzó la bomba molotov. Es por eso que sus cercanos y federaciones de estudiantes vienen acusando un montaje policial para inculparlo, levantando una ofensiva comunicacional contra el Estado.

“Nadie sabe quién es el que tiró la bomba ya que estaba encapuchado y mi hijo no estaba con capucha. La persona está con guantes, es gordo; mi hijo usaba zapatillas blancas y el tipo tenía zapatillas oscuras. A mi me tinca que son infiltrados y las imágenes están. Ahora van a hacer un peritaje porque todavía no lo han hecho, pero lo van a hacer recién porque lo pidió la señora abogada”, explica Adriana Neculmán, madre de Pedro.

Quezada Neculmán quedó formalizado 12 días después de su detención, y concurrió voluntariamente a la audiencia que lo dejaría tras las rejas. 21 días después quedaría en libertad tras la apelación presentada por la defensa. Sin embargo, el 2 de mayo la Corte de Apelaciones de Valparaíso estimaría como “un peligro para la sociedad” al imputado, por lo que ingresó a la Cárcel de Valparaíso ese mismo día tras entregarse nuevamente de manera voluntaria. Desde esa fecha que se mantiene en prisión preventiva en el módulo 111, celda n°19 de la Cárcel de Valparaíso.

SEGUNDO PASO: EL TRIBUNAL DESESTIMÓ LOS NUEVOS ANTECEDENTES

La madre de Pedro Quezada dice que ya no puede dormir tranquila pensando en su hijo encarcelado

La audiencia de revisión de la medida cautelar del 31 de mayo buscaba que se revocara la prisión preventiva. Sin embargo, la jueza Ingrid Albial desestimó los antecedentes presentados por la abogada Bernardita Barbera, miembro de la Defensoría Popular y que tomó el caso desde que Quezada volvió a prisión, el pasado 2 de mayo.

Según el fallo leído por la jueza Albial al final de la audiencia “se puede concluir que no se han aportado nuevos antecedentes que permitan al tribunal dar lugar a lo pedido, teniendo presente la conducta desplegada por el imputado, y apreciando además -tal como lo ha reconocido la propia defensa- que se detectaron restos de hidrocarburos (bencina o parafina) en la vestimenta del imputado, aun cuando se le atribuye una situación ajena a la que se investiga pero que no constan, hasta este minuto, en los nuevos antecedentes en la carpeta investigativa”.

La abogada comentó a la salida de la audiencia que “hubo dos testigos que declararon, uno de los cuales habló del origen de la vestimenta y, además de ello, hay fotos que muestran claras diferencias entre la persona que yo represento y la persona que eventualmente cometió los hechos. A mi parece bastante sorprendente la resolución, dado que en oportunidades anteriores, con argumentos similares, el tribunal ha tendido a revocar la medida de prisión preventiva”, indicó.

Por su parte, los abogados querellantes expresaron durante la audiencia que para ellos el imputado seguía siendo un peligro para la sociedad, y además hicieron referencia al comunicado que envió el mismo Pedro Quezada desde su celda a la Federación de Estudiantes de la Universidad de Concepción. “Podemos entender de su lectura un tanto inflamante (sic)  de las circunstancias sociales, y de cómo la termina con este ‘arriba los que luchan’, de que parece que el señor (Quezada) Neculmán no ha cambiado ni ha entendido de qué estamos hablando. Eso es un peligro para la sociedad desde el minuto en que ha lanzado una bomba molotov con la intención de herir o de matar a funcionarios de Carabineros, que no tienen más derechos que el señor Quezada Neculmán, pero tampoco tienen menos”, expresó el abogado querellante de la institución castrense.

A la salida de la audiencia, el abogado y Comandante de Carabineros Rodrigo Zapico no enfrentó a los micrófonos de la prensa. A pesar de los intentos realizados por LOV de contactar al abogado querellante este se rehusó a dar declaraciones argumentando que no da entrevistas por sus casos. Por otro lado, el fiscal Rodrigo Pizarro, hasta la publicación de esta nota, no se pronunció oficialmente sobre la investigación.

TERCER PASO: LA ANGUSTIA Y EL SUPUESTO MONTAJE

Al término del trámite judicial, decenas de amigos y compañeros de Pedro Quezada lamentaron el fallo del tribunal, expresaron sus consignas y defendieron la inocencia del estudiante universitario. José Muñoz, presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Playa Ancha (FEUPLA) criticó los argumentos entregados por los abogados querellantes, específicamente sobre el mencionado comunicado firmado por Quezada. “Eso es un antecedente solamente, pero no puede utilizarse ese argumento para decir que nuestro compañero es un peligro para la sociedad. Hoy día los que son peligrosos para la sociedad son los inculpan injustamente (…) Esos son los peligrosos para la sociedad, no nuestros compañeros que son trabajadores, son estudiantes y también son activistas sociales en sus poblaciones. Esto, lo que estamos viviendo es parte del represión del Estado chileno contra todo aquél que se quiera manifestar contra el sistema y eso no lo vamos a tolerar”, expresó.

Amigos, familiares y simpatizantes acusan que Pedro fue víctima de un montaje policial.

Luego de una pequeña charla en las afueras del Juzgado de Garantía, la madre de Quezada defendió el rol de luchador social de su hijo y reafirmó su inocencia. “Reconozco que él siempre estaba en las movilizaciones. Lo que él reclama es una parte social que tiene, para que haya una buena Educación, buena Salud, que haya trabajo para las personas. Reconozco que él le gusta eso porque siente que está ayudando a la gente que lo necesita, para mañana, para los nietos, los bisnietos, los que vengan detrás. Para eso él está luchando pero no es un extremista, no anda tirando bombas”, recalcó.

Adriana Neculmán se mostró angustiada tras no haber conseguido la libertad temporal de su hijo, aunque aclara que “el no está sufriendo tanto porque está en una parte tranquila pero igual ha sido un desgaste psicológico para toda la familia, tanto para él como para nosotros ha sido un desgaste económico, físico, mental. Una no duerme tranquila en la noche y es primera vez que estamos metidos en esto. Entonces, para mí es injusto”, explica.

Para las próximas semanas se espera que se realicen nuevos peritajes, que logren determinar si el sujeto que aparece en las imágenes exhibidas por la televisión, concuerdan con las características de Pedro Quezada. Tanto su familia como la misma defensa creen que este caso conforma un montaje del cual Quezada es una víctima más, situación similar a la que vivió Recaredo Galvez durante las movilizaciones estudiantiles del año pasado. LOV

Equipo de Redaccion

Equipo de Redaccion

Esta información, nota, entrevista, artículo o escrito fue elaborado a base de agencias de medios, comunicados de prensa, colaboradores, redactores u otros medios de comunicación.

Informe de OCDE: Costo de la enegía en Chile subió un 365%

Viña: Charla sobre los 1400 instrumentos recopilados durante 40 años en la ciudad puerto