close
El desprotegido patrimonio subacuático de Valparaíso: un mundo de mitos y verdades

El desprotegido patrimonio subacuático de Valparaíso: un mundo de mitos y verdades

Existen muchas historias urbanas en torno al misterioso mundo que esconden las aguas de la Ciudad Puerto. Barcos piratas, embarcaciones, submarinos construidos por alemanes, tesoros o restos de pueblos indígenas, son algunas de las fantasías que se ha difundido por años. ¿Qué es verdad y qué es mentira? La Otra Voz conversó con expertos en el tema para desentrañar estos secretos.

Por Valeria Viancos González

Valparaíso ha sido catalogado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y es considerada una capital cultural de Chile, ambas denominaciones reflejan en cierta medida el cuidado que se le quiere dar a la ciudad puerto. Sin embargo, cuando hablamos acerca del mar de la bahía porteña, la cosa cambia. El mundo submarino no cuenta con una real protección y ha sido utilizado para sembrar los más increíbles mitos de Valparaíso, en muchas ocasiones entretenidos, pero falsos.

El desconocimiento sobre el patrimonio subacuático ha dado paso para interpretaciones incorrectas, según dicen expertos. La Otra Voz conversó con especialistas en el tema  para desentrañar estos falsos cuentos. Aquí Miguel Chapanoff, antropólogo, Diego Carabias, arqueólogo, ambos autores de «Proyecto Valparaíso Sumergido. Evaluación del Patrimonio Cultural Subacuático de la Bahía de Valparaíso”, y Carla Morales, encargada del laboratorio de ARKA Consultores, comentan la relevancia de proteger estos restos arqueológicos y nos aclaran las mentiras y verdades.

LOS MITOS DEL PATRIMONIO SUBACUÁTICO PORTEÑO

1)      Submarino Flach:

Construido en 1866 por el ingeniero alemán Karl Flach, se dice que fue el primer submarino construido en América, transformando a Chile en un foco de gran relevancia mundial por los avances en tecnologías de navegación. Sin embargo, al parecer esta historia no ha sido bien comprobada.

El arqueólogo Diego Carabias no descarta su existencia, pero niega descubrimientos relacionados a este submarino. “Puede estar o puede no estar, quizás se encuentre debajo del espigón, por el desarrollo portuario del siglo XX. Y obviamente significa que nunca se va a encontrar”. Valparaíso se ha ido construyendo “desde el borde costero hacia el mar, entonces muchísimos restos arqueológicos quedaron sepultados con el crecimiento del borde costero”, explica.

El antropólogo Chapanoff es un poco más tajante. “No existen rastros del submarino Flach. Lo puedo asegurar” y añade que “algunos dirán que sí, que se encontraron, pero esto no es así, al menos no hasta el momento”.

2)      Barcos piratas

Valparaíso era el puerto elegido por los piratas coloniales para desembarcar, asaltar la Matriz, y traficar productos con Perú, como lo hacía el corsario Francis Drake. La verdad es que existieron, sin embargo, lo que no es cierto es que se hayan descubierto sus naves.

El arqueólogo Carabias reflexiona sobre esta situación. “Los restos más antiguos encontrados en Valparaíso datan de la segunda mitad del siglo XIX, o sea, desde 1850 en adelante, pero nadie dice que no estén, en cualquier minuto se pueden encontrar y trabajar. Hay lugares que no tienen esa historia, ese acerbo histórico que tiene Valparaíso y tantos antecedentes de la Colonia. El potencial está ahí y hay que trabajarlo de la manera más rigurosa posible”.

He aquí los supuestos planos del submarino Flach. Expertos dicen que todavía no hay rastros del objeto.
He aquí los supuestos planos del submarino Flach. Expertos dicen que todavía no hay rastros del objeto.

3)      Tesoros

Cuando se habla de riqueza subacuática es imposible no pensar en oro, joyas y plata. Sin embargo, los tesoros encontrados no corresponden a elementos de valor comercial, sino que de valor cultural. Nuevamente el antropólogo Chapanoff es categórico al explicar que “muchas veces la gente se imagina que se encuentran tesoros dentro de los barcos y la verdad es que eso no es así. Lo que sí hay en sus interiores son restos asociados a la estructura, loza o carga que llevaba el barco”.

En la misma línea, Carabias echa abajo cualquier ilusión. “La gente piensa que hay un montón de cosas de valor explotable comercialmente, pero eso no ocurre. De hecho, la mayor cantidad de sitios de naufragios ya han sido intervenidos fuertemente, la gente ha buceado y ha sacado todo lo que ha podido”.

4)      Pueblos Indigenas

Existe conocimiento de antiguas culturas y comunidades distribuidas a lo largo de todo el país que desarrollaron una gran actividad marítima, sin embargo, no es cierto que en Valparaíso se hayan encontrado restos de este ámbito cultural, situación que sí ocurre en el sur.

Se han encontrado en distintas partes del sur de Chile, en Chiloé por ejemplo, restos de embarcaciones indígenas sumergidas, pero en Valparaíso no”, explica el antropólogo Miguel Chapanoff, y rescata los descubrimientos en sitios prehistórico sumergidos. “Estos sumergieron por variaciones a nivel del mar y playas que fueron ocupados hace miles de años por antiguas poblaciones”.

5)      Barcos íntegros

Al ver películas de hundimientos, como “Titanic” de James Cameron, se genera una visión errada de los procesos que sufren las embarcaciones en un ambiente subacuático. Los barcos, al sumergirse y caer en tierra marina, no se conservan totalmente.

“Muchas veces la gente se imagina los barcos se encapsulan y se conservan con alto grado de integridad, lo que no es así. Hay años de acción del medioambiente, del oleaje y las corrientes. La misma acción humana ha deteriorado y dispersado también este material. Los restos no son puntos precisos, tienen altos grados de dispersión. Un naufragio puede tener su área de influencia varias decenas de metros de dispersión, entonces tampoco es que el barco se encuentre completo, armadito y con objetos dentro. Eso no es así, uno se encuentra con distintas condiciones”, comenta el antropólogo.

LAS VERDADES DEL PATRIMONIO SUBACUÁTICO PORTEÑO

1)      Embarcaciones:

La bahía de Valparaíso ha sido testigo durante siglos de la llegada y despedida de diferentes barcos, los cuales algunos han tenido la mala fortuna de sumergirse en las aguas por motivos naturales o por acción humana. Esto sí es una realidad concreta y científica.

“Se han encontrado más de 100 restos de naufragios distribuidos en el sector de la bahía, correspondientes a embarcaciones de distintas épocas del siglo XIX y siglo XX. Son embarcaciones de distinta tipología, uso y tamaño, en diferentes estados de conservación, dependiendo de las condiciones ambientales del fondo marítimo”, explica el experto Miguel Chapanoff.

Por otro lado, el arquéologo Carabias asegura lo mismo. “Fundamentalmente el patrimonio cultural subacuático en la bahía de Valparaíso son restos de embarcaciones históricas, de distintos periodos, de distintas funciones, de distintas dimensiones y están básicamente asociados al período republicano. Si bien se han encontrado cerca de 100 embarcaciones, hay antecedentes de muchos más”.

2)   Objetos

Ciertamente aquellos barcos hundidos llevaban consigo distintos tipos de cargamento, contribuyendo a descubrir las costumbres y modos de vida de tiempos remotos. Tazas, pipas y vajillas son ejemplos de ello.

Carla Morales, encargada del laboratorio de ARKA Consultores, detalla que se han recogido “materiales de naufragios de la vida cotidiana, como vestimentas, indumentaria naval y botones”, elementos que determinan el contexto de la época. “Los materiales trabajados son muchísimos, tenemos una colección que podría estar expuesta en una sala de museo, sin embargo, no hay lugar que los acoja y que los pueda custodiar de la mejor manera”, agrega.

La experta explica que “se trata de esquivar un poco el tema de los materiales orgánicos porque en el momento en que llegamos a registrarlo se han deteriorado, por eso nuestra filosofía es rescatar aquellos objetos que sí se puedan trabajar para no provocar un daño mayor”.

“De alguna manera es súper importante lo que quedó de ese pasado, porque te retrotrae, te reconecta con ese pasado de una manera física. Distinto es que alguien lea una historia de cómo era Valparaíso a que muestren físicamente lo que utilizaban en esa época. Y esto está ahí, esperando que sea adecuadamente trabajado por gente competente y que el crecimiento que tenga Valparaíso sea de una manera consistente con la conservación y con la investigación de ese patrimonio”, dice Carabias.

Acá el pirata Francis Drake en un retrato. Visitó Valparaíso pero no hay rastro de embarcaciones piratas.
Acá el pirata Francis Drake en un retrato. Visitó Valparaíso pero no hay rastro de embarcaciones piratas.

3)      La verdadera protección

No todos saben que existe una protección legal hacia los descubrimientos subacuáticos incluso penados con cárcel si son apropiados indebidamente. La ley Nº 17288 de Monumentos Nacionales fue promulgada en 1970, pero recién en 1999 se añadió el decreto supremo 311 que establece que todos los restos sumergidos en aguas judiciales chilenas que tengan más de 50 años son declarados patrimonio. “Con esto se empieza a considerar legalmente la protección de estos restos, ya que antes no existía ninguna consideración desde el punto de vista legal (…) Algunas personas, al encontrar algo en el mar, se lo llevaban a sus casas para venderlo. Al explicarles de que está protegido y que es propiedad del Estado, comete ilícito comercializándolo. De esta manera la gente toma conciencia y se transforman en defensores del patrimonio”, explica el arqueólogo Carabias.

“La gente que bucea suele llevarse cosas a su casa que luego pierden toda propiedad, porque terminan descomponiéndose. Está el caso de unos cañones que fueron tratados en Valparaíso y están expuestos en el hall de un edificio, donde el deterioro ha sido progresivo, súper rápido y ahí se están perdiendo. También el llamado está en no levantar cosas que no puedan ser tratadas y menos con las personas que no son las indicadas”, remata Carla Morales, especialista en salvaguardar patrimonio subacuático.

4)      Valoración cultural y social

Los naufragios encontrados revelan un modo de vida, una cultura y sociedad reflejo de una época determinada. Así, los restos permiten determinar la vida en Valparaíso durante los siglos XIX y XX.

El experto Miguel Chapanoff se emociona al señalar que estos elementos narran la historia de una urbe y su identidad. “Un patrimonio tremendamente importante para poder conocer la propia historia y nacimiento de la ciudad. Nos habla de los distintos estilos de vida en la época, de la vida a bordo, de las tecnologías de navegaciones y de las prácticas portuarias a lo largo del tiempo. Son verdaderos libros abiertos que uno puede leer e interpretar para comprender la historia marítima de la ciudad. Desde esa perspectiva, creo que tienen tremendo valor, histórico y patrimonial que debería ser visibilizado”, cuenta.

 “Hay sitios que hemos excavado en la bahía de Valparaíso donde se puede contar una historia apasionante de lo que fue esa época, de cómo vivía la gente, de cómo navegaba, de su cultura material, de los restos materiales que pueden reflejar un amplio espectro de lo que era la vida, los aspectos sociales y la cultura de esa sociedad. Además, desde aspectos cotidianos, descifran las entretenciones que tenían, lo que comían, incluso el cómo se vestían. Sus condiciones laborales, de salud, higiene. Todo eso se puede generar a partir de información científica si se trabaja rigurosamente, estudiando los barcos en vez de intervenirlos inescrupulosamente para explotación comercial”, argumenta el arqueólogo Carabias, quien sueña con una mejor protección.  LOV

Equipo de Redaccion

Equipo de Redaccion

Esta información, nota, entrevista, artículo o escrito fue elaborado a base de agencias de medios, comunicados de prensa, colaboradores, redactores u otros medios de comunicación.

Valparaíso: Estudiantes se manifestaron en repudio a quiebra de U.del Mar

Viña del Mar: Este miércoles se define el futuro del Hotel Hyatt en la Corte Suprema