close
LA PROPAGANDA CONTRAATACA

LA PROPAGANDA CONTRAATACA

15 diciembre, 2009493Views
La propaganda política volverá a aparecer para esta segunda vuelta entre Piñera y Frei
La propaganda política volverá a aparecer para esta segunda vuelta entre Piñera y Frei

Estrés, odio, resignación y posibles accidentes fueron los cuatro males que soportamos un mes completo legalmente, y más de un mes extraoficialmente. Ahora viene la segunda patita en enero y los conocidos rostros también. Acá, expertos analizan como los carteles, palomas y afiches por todos los rincones de la Ciudad Jardín, despedazaron nuestra calidad de vida. Y lo volverán a hacer.

por Gonzalo Espinace Rojas

Las conductas cavernícolas de los comandos en esta primera parte de las elecciones fueron increíbles. Peleas, insultos, gritos, entre otros comportamientos irracionales se lucieron en las calles. El contexto político de este 2009 fue uno de los más salvajes que se haya visto. Y aun así los políticos avalan el sistema de propaganda electoral actual que permite verdaderas guerras entre comandos, donde el ciudadano queda en el fuego cruzado.

Se suma el despilfarro de dinero en campañas que no llegaron a buen puerto, como la del ex alcalde de Santiago y ex candidato presidencial, Joaquín Lavín (UDI), derrotado sorpresivamente por su mismo compañero de la Alianza, Francisco Chahuán (RN). Aquí, en la Quinta Costa el monto límite de gasto para candidatos a senadores fue el más alto de Chile con $384 millones. Tradúzcalo a carteles y palomas en todos lados, solo ciñéndonos al límite legal y suponiendo que fue respetado.

Y todavía esto no termina, porque nos espera un segundo ballotage entre el candidato de la Concertación, Eduardo Frei (DC) y el candidato de la Coalición por el Cambio, Sebastián Piñera (RN), ambos con recursos suficientes para empapelar de nuevo a Viña del Mar.

De acuerdo a la legislación actual habrá un nuevo periodo de franja televisiva y propaganda electoral (volantes, elementos moviles, avisos luminosos y proyectados). Todo esto a partir del 3 de enero próximo hasta las 12 de la noche del 14 de enero. O sea, nos queda para rato.

Pero entonces, si seguimos así ¿Qué ocurré con nuestra calidad de vida?¿Qué tanto daño logró hacernos este bombardeo de nombres, malos slogans, colores luminosos y caras mal “photoshopeadas”? ¿Qué males tendremos que seguir soportando en esta segunda “patita” de la propaganda?

Eso fue lo que tratamos de averiguar en este reportaje, donde tres expertos nos dan su opinión sobre cómo fue despedazada la calidad de vida viñamarina. Pase, lea y reflexione.

Correr incluso resultó desagradable durante estas elecciones. Cero calidad de vida.
Correr incluso resultó desagradable durante estas elecciones. Cero calidad de vida.

INVASIÓN

El primer entrevistado es el profesor de Psicología de la Universidad de Valparaíso (UV), Fuad Hativobic, quien observó una de las principales fallas de la legislación respecto a la propaganda y uno de los principales efectos dañinos: todo es cancha. Las caras de los políticos nos invadieron; nos golpearon en la mente.

“Fue absolutamente invasiva. Y si voy un poco más allá creo que fue violenta. Esta violencia se expresa a distintos niveles, por una parte la utilización indiscriminada de los escasos espacios públicos que poseen las ciudades (…), y en el despilfarro de recursos”, afirma Hativobic.

Para el experto ocurrió un fenómeno conocido en Psicología Social como Locus de Control Externo, donde los ciudadanos expuestos finalmente asumieron que  hagan lo que hagan no depende de ellos cambiar el entorno. “No tendrá ninguna incidencia”, dice el psicólogo. Es decir, nos convertimos en gente más resignada, sumiso, acostumbrados a que estos cartelitos nos pasen por encima. Aunque nos molesten.

Primera consecuencia en los indefensos cerebros: la resignación.

INTRANQUILOS

Sin embargo, este primer efecto no es el único en más de un mes de exposición a rostros políticos. En la búsqueda a la respuesta sobre cuánto fue el daño que nos hicieron, consultamos al director de la carrera de Publicidad del Duoc viñamarino, Jorge Benavente, quien abrió sus puertas para explicarnos desde su profesión lo perjudicial de la contaminación visual a la que fuimos sometidos.

“Produce efectos directos en la salud y en el bienestar de los seres humanos. La contaminación visual genera distracción e intranquilidad en los individuos expuestos constantemente a ella”, señala el académico con seguridad, evidenciando que esta campaña nos volvió más estresados de lo que actualmente somos.

Segunda consecuencia de la propaganda política por doquier: el estrés.

En países como España, al contrario de lo que ocurrió aquí, la propaganda política solo es permitida durante 15 días y no 30 días antes. Y su legislación es más clara que la chilena. La ley sobre votaciones chilena Nº18700 determina como propaganda  electoral todo aquello “dirigido a inducir a los electores a emitir su voto por candidatos determinados”.  Mientras no se induzca al voto con un “vota por mi”, todo bien, pero mal para los ciudadanos. Los candidatos se defienden diciendo que solo apoyaban una idea y no indujeron el voto.

Jorge Benavente, con mucha molestia, se refiere al desastre de los restos de propaganda rota (por culpa de otros comandos) en las vías públicas y recomienda una sana medida. “Creo que lo más sano sería establecer y formalizar lugares de alta afluencia de público y  definir espacios donde los candidatos puedan insertar su comunicación, de manera de ordenar el actual caos al que nos vemos sometidos en el período de elecciones. Incluso, en los estadios está más ordenado el tema publicitario”.

La ciudad estuvo invadida un mes completo (aunque fue más extra oficialmente) y muchas veces con campañas que no sirvieron de nada SE TE CAYÓ EL CARTEL
La ciudad estuvo invadida un mes completo (aunque fue más extraoficialmente) y muchas veces con campañas que no sirvieron de nada

De acuerdo al experto en publicidad las caras -que vimos día a día en estas elecciones- con mensajes que supuestamente cargarían la balanza hacía algún candidato cuando sufragaran los votantes, una vez que alcanzaron niveles altos de saturación visual simplemente dejaron de hacer efecto, logrando primero un bloqueo, y finalmente, un fuerte rechazo.  Y después se preguntan por qué uno llega a odiar a los políticos.

Tercera consecuencia de este mes de elecciones: el odio.

SE TE CAYÓ EL CARTEL

En Viña del Mar, una ciudad turística, la fuerte ola de carteles antes del plazo legal perjudicó la imagen de la urbe frente a ojos extranjeros. La municipalidad local por orden del Tercer Juzgado de Policía Local, al parecer intento el retiro de éstas, pero las autoridades se defendieron acusando que ellos al sacarlas, los comandos volvían a instalarlos. Algo difícil de comprobar.

Para Alejandra Valencia, docente de la carrera de Ingeniería en Transporte  de la Universidad Católica de Valparaíso (Pucv), lo ocurrido en Viña fue muestra de una descoordinación municipal, pues de acuerdo a la profesional en Santiago la historia fue diferente.

“En Santiago la fiscalización ha sido un ejemplo para otras ciudades, donde prácticamente no hay carteles en las calles y muy poca publicidad.  Si hay monitores que durante el día que tienen un stand”, ejemplifica, sobre lo más saludable.

Sin embargo, en Viña fue tanto el abuso de los postulantes a los cupos parlamentarios por Quinta Costa, que según el Mayor Pablo Salgado de la Primera Comisaria de Viña del Mar, se denunciaron 10 mil 525 letreros mal ubicados. Ante este dato Valencia es categórica.

“La intrusión visual se le denomina al exceso de carteles o publicidad en calles. Los carteles mal instalados afectan principalmente a los conductores por la poca visibilidad que tienen en los cruces en sectores que tienen señal de prioridad (…) y pueden ocasionar accidentes ya sea choques en cruces, atropellos o choques por alcance”, tal como sucedió con un cartel de Lavín que cayó en 1 Norte con Lusitania encima de un auto.

Cuarta y última consecuencia, esta vez pudo ser fatal: los accidentes.

Hay caras que sencillamente seguiremos viendo aunque nos cueste asumir
Hay caras que sencillamente seguiremos viendo aunque nos cueste asumir

Entonces uno se pregunta ¿Cómo es posible que las autoridades no hagan nada por proteger a sus ciudadanos? La respuesta es fácil para Fuad Hativobic, profesor de Psicología de la Universidad de Valparaíso, el primer académico en señalarnos los daños.

“Si bien los alcaldes no están en campaña estos son fundamentales para el apoyo de los candidatos a diputados, senadores o presidente. Recordemos que en un par de años más los alcaldes se reeligen y necesitarán el apoyo de los ahora candidatos, pero mañana miembros del congreso o del ejecutivo. Hay relaciones muy cercanas y difíciles de desatar”, apunta, el académico. Mientras tanto disfrutemos el paisaje. LOV

Chilenos la rompieron en torneo de tenis en silla de ruedas

«La Nana» en buen camino y nominada en los Globos de Oro