close
Desde siempre y para siempre: la historia de una adopción

Desde siempre y para siempre: la historia de una adopción

25 marzo, 2014adopciónbebeSename681Views5Comments

Es difícil escribir historias personales y más si es la propia. Pero hoy nos animamos para cooperar en hablar del tema de la adopción y contar historias de vida, esas de risas , alegrías y ansiedades.

Desde siempre con la Dany (mi esposa) soñamos con ser padres, teníamos la felicidad de ser familia junto a mi hija Francisca y por lo mismo queríamos hacer crecer aún más ese amor con los hijos que estaban por venir, pero pasaba el tiempo, los años y no nos embarazábamos, vivimos nuestro duelo frente a esto pero entonces conversamos algo que habíamos compartido cuando iniciamos nuestra relación: ser padres por medio de la adopción. Y comenzó este desconocido y maravilloso camino juntos.

Es extraño lo que ocurrió cuando nos embarazamos de Gabriel, es como que tu corazón se agranda y amas sin ver, sin conocer… Iniciando el proceso y cuando todavía no nos encontrábamos con Gabriel, alguien nos preguntó cómo lo íbamos a hacer con el cariño y los afectos hacia el hijo que viene, le dijimos “pero si lo hemos amado desde siempre… sin conocerlo, no tiene rostro y no está aquí aún, pero el amor si”. Y lo más difícil de explicar es que es así, amamos a Gabriel antes de ver su rostro, sentir sus manos, acariciar su pelo, contemplar su sonrisa.

Caminábamos por el puerto y mirábamos a nuestro alrededor imaginándonos junto con nuestros hijos (Francisca de 19 años) y latían en nuestro corazón mil preguntas distintas ¿dónde estabas? ¿Cuándo nos encontraríamos? ¿Estarás abrigadito?

Pasamos las diferentes evaluaciones que exige el Servicio Nacional de Menores (Sename) para ser declarados idóneos e iniciar “oficialmente” la espera, nuestro especial “embarazo del corazón” como lo llamamos entre nosotros. De a poquito la familia y los amigos también comenzaron a “embarazarse”. Fue amor y espera compartidos. Fuimos acunando durante meses en nuestros corazones su llegada, corazones que se llenaban de alegrías y sueños.

Todo tiempo es de descubrimiento y claramente estos meses lo fueron. Muchas personas, en nuestros entornos laborales, nos contaban radiantes sus historias de adopción: hermanos, sobrinos, tíos y amigos. También hubo de las otras, de esas historias que desconsuelan a cualquiera. Sin mala intención aparecían los relatos de la genética; que lo que había sucedido con algunos hijos con sus hermanos o padres y que “justo eran adoptados”. Al comienzo desazón , pero luego pasamos  a la “ofensiva”  y al terminar sus relatos contábamos algunas “historias” de hijos biológicos y el silencio se apoderaba de nuestros interlocutores. No era con la intención de revancha sino de decir que historias hay por montones y que no es la condición de hijo por medio de la adopción la que determina las acciones u omisiones en la vida. Muchas veces justamente por que no hemos compartido la dicha de ser padres adoptivos.

La espera seguía y con cada llamada de un teléfono desconocido pasábamos de la alegría a la ansiedad y volvíamos a la espera. Hasta que la tarde del miércoles 2 de octubre nos llamaron del Sename. Estábamos juntos en casa y Daniela contestó “Les tengo una noticia, son papás y su hijito tiene 1 año 2 meses”, nos dijo la sicóloga. Explicar con palabras lo que te pasa en ese momento es imposible… se te revuelve el estomago y la vida con un llamado así. Nos abrazamos y lloramos.

Al rato, un poco más tranquilos nos dimos cuenta que nos había dicho más cosas pero que con la emoción no nos acordábamos.  Tuvimos que llamar de vuelta al Sename y ahí nos explicaron, nuevamente, los pasos a seguir. Ya sabíamos donde estaba y cuando nos encontraríamos.

La tarde del lunes 7 de octubre, fuimos con la sicóloga del Sename al encuentro con nuestro hijo… con Gabriel. Ahí estaba él, sereno, al comienzo tímido, de semblante serio y con una sonrisa contagiosa. Era él, simplemente él… nuestro hijo, a quien acunamos desde siempre. Contener las emociones e interactuar tranquilamente para reencontrar nuestros corazones fue difícil. Nos habían dicho en el Sename como debíamos compartir en un comienzo, pero sabemos que una cosa es la teoría y otra los sentidos y emociones que afloran al estar ahí con tu hijo.

Pasamos toda la tarde con él y emprendimos ese mismo día el camino a casa, agradecidos de todos quienes cuidaron y aman a Gabriel hasta hoy. El camino fue de mirar y mirar y no dejar de mirarlo. Ya lo acunábamos en nuestros brazos.En casa, Francisca feliz esperaba a su hermano. Un ensordecedor silencio inundaba su pieza y ahí estábamos los tres mirando como dormía en su cuna. Un abrazo y más lágrimas que no olvidaremos jamás se colaron al final del día.

Ya son 5 meses y medio juntos, amando, descubriéndonos, aprendiendo y sobretodo viviendo la felicidad de contemplar su mirada profunda que inunda sus ojitos negros. Hemos redescubierto nuestras vidas en cada gesto, en cada beso, en cada abrazo que compartimos con Gabriel y la Fran.

Para el anecdotario decir que Gabriel sólo se paraba cuando llego a casa y a los días empezó a caminar por la casa. Que sus primeras palabras en casa, al ver a nuestra mascota Matilde,  fue “gata” y después de tiempo “papá”, “mamá” y “Fan”.  Que sus carcajadas iluminan los corazones de sus abuelos, tíos, primos y amigos.  Que cada día aprendemos a contemplar la vida por medio de su mirada profunda, que este embarazo comenzó con un corazón que se agrandaba y estamos seguros que no parará de crecer por que con Gabriel todo amor es posible.

En el día del niño por nacer y la adopción escribimos nuestra historia, que esperamos también sea la historia de muchas familias más. Que sean  más los relatos, como el nuestro, que den cuenta del esperanzador camino de la adopción para que muchos otros, al igual que nosotros, se encuentren con sus hijos.

Por Daniela Calzia Saldaño y Jorge Paredes Oróstica

Equipo de Redaccion

Equipo de Redaccion

Esta información, nota, entrevista, artículo o escrito fue elaborado a base de agencias de medios, comunicados de prensa, colaboradores, redactores u otros medios de comunicación.

Valparaíso: establecen protocolo para realización de fiestas “mechonas”

Columna LOV: El gran desafío del Gobierno Regional de Valparaíso