close
Ciudadanos contra aprobación de Premval

Ciudadanos contra aprobación de Premval

Aunque la comunidad protestó, de todas formas, se aprobó el Premval con ciertas promesas de los Cores.

Agrupaciones sociales reclamaron que la presión inmobiliaria  se dejó ver, que hubo información incompleta y que con esto muchos se van a llenar las manos de dinero a costo de la naturaleza. Con 21 votos a favor, 3 en contra y una abstención se dio luz verde al instrumento de planificación que regirá por alrededor de 30 años.

Por David Burgos

Histórica aprobación del Plan Regulador Metropolitano de Valparaíso (PREMVAL) se realizó ayer jueves 12 de abril, al mediodía, en el edificio de la Intendencia en Valparaíso. El Premval es un instrumento que norma los usos de suelos en cada comuna del Gran Valparaíso y establece las condiciones para su ocupación, como construir o crear áreas verdes, entre otras cosas. Por eso en el salón Esmeralda la expectación se sentía en el aire. Desde 1965 que este gran plan regulador no cambiaba, planificándose a 30 años de desarrollo urbano, causando polémicas y problemas a la comisión encargada.

En un ambiente cargado de reclamos, donde se veían pancartas con fuertes consignas de organizaciones sociales opositoras, el presidente de la Comisión de Ordenamiento Territorial, Manuel Millones (UDI), expuso el trabajo ante los consejeros, comentando lo dificultoso que fue  lidiar con el plan y las comunas. La breve presentación se centró en las zonas conflictivas y los compromisos personales suscritos y llamó a sus pares a comprometerse, una vez aprobado los cambios, a financiar la concreción de las aéreas protegidas. El consejero regional (Core) culminó con un video donde familias felices disfrutaban de los beneficios del Premval. Aunque según el mismo consejero las imágenes habían sido grabadas ayer en la tarde.

La sesión continuó con la intervención de tres Cores. El primero, Christian Urizar (PS), reconoció la labor hizo un llamado a no votar un instrumento que aún tenía falencias y observaciones, citando una carta que le había hecho llegar el municipio quilpueíno, que no veía satisfecha las necesidades de su población con el actual proyecto. El segundo, Juan Luis Tobar (RN), increpó a Urizar acusándolo de demagogos y que era “bien conocida su forma de retórica”. Tobar terminó adelantando su votación favorable. “Es difícil darle el gusto a todos, cuando hay un bien superior regional” apuntó. Por último, Antonio Ayala (DC) argumentó su votación a favor dejando en claro: “el desarrollo no les va a gustar a todos”. Pasado 1 hora y media, los consejeros votaron a mano alzada. Resultado: 21 votos a favor, 3 en contra y 1 abstención. Después de esto, ardió Troya.

Las organizaciones presentes increparon la decisión, y se sintió un fuerte olor detonado por bombas fétidas. “La votación y este PREMVAL están podridos”, se escuchaba decir al interior. Como puede verse en las imágenes, rápidamente se hicieron presentes fuerzas especiales de carabineros, que nada pudieron hacer con los manifestantes que se mezclaban con las autoridades presentes.

En resumen, el nuevo PREMVAL regula una superficie de 247.310 hectáreas, dentro de las novedades se encuentra el establecimiento de cerca de 18 mil hectáreas como Área de Extensión Urbana (residencial y productiva) sumándose a las 21 mil ya establecidas por los seccionales vigentes. El área rural disminuye de 230.838 hectáreas a 105.448 (la cifra no considera áreas de protección y de riesgo) y considera alrededor de 100 mil hectáreas como “Áreas Verdes y Parques Intercomunales de Riesgo y de Protección”.     

Sobre este tema, La Otra Voz habló con parte de las organizaciones presentes para escuchar los descargos sobre el Premval, que hipotecó diversas zonas de sus comunas a inmobiliarias.

 “LA PRESIÓN IMOBILIARIA SE DEJÓ VER”

Osvaldo Pascual pertenece a la organización “Defensa humedales Ritoque-Mantagua”, parte del “Movimiento Ciudadano Mantagua”. Para él este es un proyecto que no es sustentable para Quintero porque no están considerando el patrimonio biológico. “La presión inmobiliaria se dejó ver, decretan área un lugar que era imposible de construir, pero los mismos dueños de esos predios se benefician con construir en el borde costero de la playa. En un sitio que era prioritario de conservación, donde llegan 30 especies migratorias, donde hay 55 especies locales, encuentro que el único lugar con riqueza biológica que le queda a Quintero, porque el fondo marino lo destruyeron, la península está totalmente contaminada y muerta, la única naturaleza que le quedaba a la comuna era el sistema dunario y el borde costero y ahora vamos a ver carretera troncal y edificios”, sentenció Pascual.

Después que se calentaron los ánimos adivine quién apareció.

A su vez, le preocupa las inmobiliarias que trabajarían en la zona. “La misma inmobiliaria Reconsa (dunas de Concón) acaba de comprar un paño grande ahí en las dunas de Ritoque. ‘San Alfonso del Mar’, que es otro proyecto inmobiliario, tuvo cero consideración ambiental, de hecho, ni siquiera tienen planta de tratamiento y frente a la bahía de Algarrobo tienen lleno de caca el agua, entonces tampoco son las inmobiliarias ideales las que llegaron”, acusa.

LAS 500 HECTÁREAS DE ZONA INDUSTRIAL

Hernán Ramírez, del Movimiento “Comunidades por el Derecho a la Vida, Ventanas – Puchuncaví”, si bien reconoce el avance de reducir la ampliación de la zona industrial, aún hay deuda pendiente. “500 hectáreas que aún quedan por construir en esa zona, por ese lado no estamos satisfechos, por el hecho de que el sector industrial puede aún seguir creciendo”, manifestó disconforme.

“Creemos que se podría haber analizado de forma más cauta, creemos que podría haber sido mucho más analizada, especialmente porque considerando los problemas ambientales que tienen las comunas de Puchuncaví y Quintero, si 500 hectáreas hoy construidas con empresas peligrosas se ha generado esta situación ambiental, con las 500 hectáreas que aún no construyen la situación lo más probable es que se empeore con el tiempo”, alertó Ramírez.

QUILPUÉ: “UNA PRESENTACIÓN MENTIROSA”

Ángel Moya, representante de la “Asamblea Popular Quilpueína”, es categórico al señalar el doble discurso de las autoridades. “Fue una votación absolutamente apresurada, llama atención la diferencia de discurso y de planteamiento de las autoridades cuando están entre sus pares y cuando hablan con las comunidades”, resaltó.

“La presentación del PREMVAL de hoy parecía casi como fuese un salvador de la Quinta Región, de los pobres marginados… toda la argumentación se basó principalmente en demostrar la supuesta protección que ejercía este PREMVAL, cuando en otro momento frente a la comunidad de Quilpué las autoridades como el MINVU dijeron que el PREMVAL no tiene la facultad de proteger. Manuel Millones dice que es malo, que es insuficiente, que es malo, que no protege. Y luego aparece todo este discurso que no solamente es insuficiente, sino que es claramente mentiroso”, denunció el dirigente quilpueíno.

Además, Moya acusa la entrega de información incompleta respecto a la zona norte de Quilpué. “Cuando se habla de la zona rural y de la subdivisión de dos hectáreas para desincentivar el interés inmobiliario en Quilpué y no se dice que en la misma ordenanza del PREMVAL se señala que se pueden presentar proyectos de vivienda sociales de una cierta cantidad de mil UF. Entonces se engañan entre ellos, se mienten entre ellos, imagínate para el resto de la comunidad”, criticó y agregó que esto generará que algunos “se llenen los bolsillos”, y así “puedan financiar campañas para conseguir votos, y eso al costo de hacer desaparecer una zona que ya sabemos la importancia que tiene en Quilpué”. LOV

Viña: Este fin de semana se realizará la séptima versión de la «Fan Viña»

Viña: Comenzaron las escuelas deportivas gratuitas